27 de junio de 2017

ENSEÑANZA DE LA SEMANA


Mente-Sentado
 

 
La palabra Zen significa, literalmente, meditación, y en las escuelas Zen nos sentamos mucho en meditación. Todas las escuelas Zen enseñan a cómo tener una postura correcta al sentarse y cómo respirar correctamente. Todo esto es muy importante, pero el Zen no es un método de “cuerpo-sentado”; es más bien un estilo de vida “mente-sentado”.

En nuestra escuela, el sentarse Zen significa cortar todo apego al pensamiento y volver a nuestra mente antes-del pensamiento. Cuando estamos caminando, al estar de pie, sentado, acostado, hablando, al estar en silencio, moviéndose, siendo todavía en todo momento y en todo lugar, sin interrupción: '”¿Qué soy yo? No sé. '”

No-sé es nuestra propia naturaleza inamovible, y cuando volvemos al no-sé todo se aclara. Claridad significa que nuestra sabiduría inherente empieza a funcionar meticulosamente “como la punta de una aguja.”

Como dijo el Sexto Patriarca, “En el mismo momento cuando hay sabiduría, entonces existe la meditación en sabiduría; en el mismo momento cuando hay meditación, entonces existe la sabiduría en la meditación.” No son dos cosas diferentes.

En el comienzo de la práctica, se tiende a dividir nuestro tiempo en “meditación” y “post-meditación.” Es más fácil mantener no-sé en el cojín que fuera del cojín, pero nuestro objetivo es eliminar esta división y la práctica de la “mente-sentado” todo el tiempo. Si mantenemos no-sé al caminar, eso es la meditación caminando. Si podemos mantenerlo mientras se come, eso es la meditación comiendo. Si podemos mantenerlo mientras se lava los platos, es la meditación de trabajo. Cuanto más meditamos, más podremos mantener la situación correcta, la relación correcta y la función correcta. Ya no somos perros ciegos, si no leones perspicaces, al igual que Buda.

Extracto de la La meditación correcta  por Andrzej Stec JDPSN 
Primary Point  primavera de 2017, Volumen 34, Número 1